La ansiedad por separación suele definirse como una respuesta de estrés o angustia del animal que es separado de los individuos a los que está apegado.

 Las causas principales para que un perro desarrolle un problema de ansiedad por separación son:

– Cambios en las rutinas, horarios, etc.

– Fallecimiento de la persona a la que el perro está más vinculado.

– Suceso traumático sufrido por el perro cuando se encontraba solo.

– Padecimiento de una enfermedad grave al poco tiempo de llegar a su nuevo hogar.

– Aislamiento social durante los periodos de socialización.

– Separación temprana de la madre.

– Estancia en una residencia canina, refugio o protectora

– Nuevo miembro en la familia,

– Trastornos geriátricos

Signos:

Durante la ausencia del dueño: Vocalización excesiva, eliminación indeseable, destrucción, autolesión, salivación excesiva, nervioso ir y venir sin rumbo específico.

Antes de que el dueño se vaya: Esconderse o recluirse, se ve o actúa nervioso o ansioso, deprimido, sigue al dueño a donde va, trata de impedir que el dueño se vaya, rehusa entrar al sitio de seguridad.

Cuando el dueño regresa a casa: Excesivamente excitable, tarda mucho tiempo en calmarse, se le pega al dueño estableciendo contacto físico.

 Aunque hay tratamiento farmacológico, la mayor recomendación es cambiar la dinámica  en la casa, para tener resultados a largo plazo:

 Las recomendaciones del medico veterinario CEBA:

  • Instaurar horarios en la casa para que el perrito tenga una normalidad en el ambiente.
  • Desensibilización sistemática (DS) y Contracondicionamiento (CC): programar salidas muy cortas y al paso del tiempo irlas alargando gradualmente.
  • Enriquecimiento ambiental: es muy importante que el perrito reciba algún tiempo de recompensa y direccionar esa energía en algo positivo, en este caso puede ser juegos estilo la búsqueda del tesoro dejando pequeños premios que el pueda ir encontrando o juguetes de rellenar, comercialmente hay una gran variedad que ademas de premiarlo recibirá un estimulo positivo y consumirá energía por lo que el tiempo de ausencia no sera tan notable.

 Es importante resaltar que no se debe castigar a la mascota por este tipo de conductas ya que puede ser contraproducente.

 BIBLIOGRAFIA: *ansiedad por separación en perros. Horwitz, Debra articulo. IVIS.

*etologia clínica en perros y gatos, Heiblum Moises 2004. p.61-66

 MAYRA ALEJANDRA CAICEDO H.