LA SEGURIDAD EN NUESTRAS MANOS

En ocasiones algo muy simple como elegir un collar para pasear a nuestros perros, conlleva una decisión médica, de seguridad y de convivencia que va más allá de la elección por gusto; y puede definir muchos factores de bienestar para nuestra mascota. Según el código de policía (Ley 1801 de 2016) todos los perritos indiferente de la raza deben ir siempre con correa y controlado por el tutor. Pero no solo por cumplir la ley es importante sino que un simple accesorio como una correa puede prevenir accidentes y maltrato y evita poner en riesgo la vida de la mascota.

Hay muchos tipos de collares y cada uno fue creado para una función en especial, estos son a grandes rasgos los recomendados y no recomendados según la SPCA (La Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales) por supuesto no hay uno perfecto, pero sin lugar a dudas hay unos que definitivamente no se recomiendan:

Recomendados:
* Collar plano o de paseo: mayormente utilizado para llevar la placa de identificación. Un punto en contra es que si no sabe andar al lado del propietario puede halar bastante y en otras ocasiones el perrito se puede zafar fácilmente. Indicación: el espacio máximo entre el cuello y collar debe ser máximo 2 dedos.
* Collar semi-ahogo: ideal para aquellos perritos escapistas. De recomendación no dejarlo puesto ya que hay riesgo de ahorcamiento si se enreda.

* Arnés de cabeza: muy bueno para entrenar o caminar con correa floja. Contras es que algunos perritos necesitan adaptación y se debe colocar adecuadamente ya que puede causar irritaciones
* Arnés con sujeción frontal: este es el mayor recomendado ya que sirve para entrenamiento y no necesita familiarización. De recomendación, asegurarse de elegir la talla adecuada.
*Arnés de paseo con sujeción de espalda: se recomienda para razas braquicéfalas (chatas), en contra que permite que el paciente jale.

No Recomendados:
* Collar de ahogo: daños físicos y riesgo de estrangulación. Tampoco se recomienda para entrenamiento
* Collar de púas: produce estrés y dolor, además puede producir heridas.
* Collar de choque eléctrico: causa dolor, además de ser ineficaz para el entrenamiento y puede empeorar o causar problemas de temor o agresión.
* Collar antiladridos: causa malestar, temor y dolor y en ocasiones irritación en la piel. Y puede causar o empeorar problemas de comportamiento.
Finalmente y como último consejo siga indicaciones de expertos ya sea el médico veterinario, el asesor al momento de la compra o un entrenador, recuerde que cada perrito y cada tutor es único y sus necesidades son diferentes.

Artículo por Dra. Mayra Caidedo
Médico Veterinario CEBA