Los Beneficios de Tener un Perro Adiestrado

Cuando los perros conviven con humanos pasan a formar parte de nuestro grupo social y son capaces de aceptarnos y seguirnos. Los perros adiestrados no plantean ningún problema en la familia, aunque necesitan a alguien que sepa corregir las conductas que no sean correctas. Entonces es importante lograr que el can nos reconozca como su guía. Debemos hacerle ver que somos quienes podemos orientarlo para hacer que nos obedezca por voluntad propia. Si lo consigues será cuando comenzarás a notar los beneficios de tener perros adiestrados. Click edit button to change this text.

Los perros adiestrados tienen una buena conducta.

Esta ventaja parece obvia, pero a veces no nos damos cuenta de su importancia. Cuando uno va andando con su perro por la calle y de repente éste pega un tirón y se abalanza sobre el bocadillo de un niño, genera una situación incómoda. Tú puedes saber que no va a ocasionarle ningún daño al pequeño, pero seguro que la madre no lo tiene tan claro. Éstas son situaciones que los perros adiestrados no provocan.
Una buena parte del adiestramiento de un perro es corregir esos comportamientos que hacen complicada la convivencia con vecinos, amigos, familiares y otros perros. Tampoco es agradable que tu perro comience a pelearse con todos los que haya en el parque.
En los perros adiestrados se han corregido conductas como la agresividad, la desobediencia o el estrés, que es la causa de muchas situaciones incómodas para su dueño. Una vez esté adiestrado, habremos creado un vínculo con él y el perro nos obedecerá en cada situación: se sentará cuando se lo digamos, paseará agradablemente a nuestro lado y se com- portará de forma correcta en todas las situaciones.

Mejor relación con los perros adiestrados.

Es común pensar que poner una serie de directrices o límites te distanciará de tu perro. Sin embargo, en estos casos hay que pensar que cuando tenemos un hijo también lo educamos, le enseñamos unos valores y, aunque al principio le cueste aceptarlos,

con el tiempo nos daremos cuenta de que era necesario y que nuestra relación cada vez irá mejor.
En el caso de los perros una serie de normas nos ayudarán a convivir en armonía y mejorarán nuestro vínculo afectivo con el can. Cuanto más nos acepte como guías, más estrecho será nuestro vínculo al contrario de lo que en un principio podamos pensar.
Si sigues teniendo dudas respecto a esta teoría te darás cuenta que una vez el perro asuma este vínculo, asociará también que serás el que cuide de él, le proteja y le dé cariño, con lo cual la relación será mejor.

Ventajas de tener perros adiestrados

Buena conducta: Los perros adiestrados cumplen órdenes además de las funciones para las que han sido adiestrados. Además de los perros que conviven en familia existen varios tipos de perros adiestrados que cumplen otros fines. Los perros policía o para ciegos, también los perros de terapia o de asistencia son un ejemplo de lo que comentamos.

Disfrutar de ellos desde el primer día: Cuando elegimos adoptar un perro ya adiestrado (por ejemplo, un perro guía) no tenemos que tomarnos la molestia de asistir a cursos de adiestramiento, es decir, todo estará hecho desde el primer día. Muchos de los perros adiestrados han socializado previamente con familias por lo que están listos para convivir contigo, hacerte compañía, etc. Los cachorros son encantadores, pero suponen un gran trabajo.

No se generan problemas: No provocan situaciones incómodas.

Se adaptará a tu familia. Un perro adiestrado, como ha socializado anteriormente, no será un inconveniente. Sabe comportarse y generará confianza en la familia.
Los perros mayores ya adiestrados pueden ser la mejor opción para una familia ocupada con niños pequeños y también para personas mayores. Son cariñosos y no has de tomarte la molestia de adiestrarlo.

Fuente: izekan.com