PROBLEMAS DE CONDUCTA – CAUSAS DE LA AGRESIVIDAD CANINA

Entendemos como causa, la motivación que lleva al perro a mostrar una conducta agresiva. A pesar de que hay multitud de clasificaciones para la agresividad canina, en este artículo las hemos dividido según lo que hemos considerado útil a la hora de realizar el tratamiento de cambio de conducta.

Agresividad canina por causa orgánica

La agresividad canina puede ser consecuencia de un problema médico. El dolor, patologías endocrinas, neurológicas o de los órganos de los sentidos pueden cursar con agresividad. Es la primera causa que se debe descartar ante la aparición de un problema de agresividad.

Agresividad canina por miedo

El miedo es una de las principales causas que lleva a un perro a mostrarse agresivo. Con la agresión, el perro pretende alejar al estímulo amenazante.

Agresividad canina por competencia de recursos

Un perro puede mostrase agresivo para defender algún recurso importante para él, comida, juguetes, personas, etc. Este problema suele ser más conflictivo cuando se genera en el entorno del hogar.

Agresividad canina intrasexual

Un perro con agresividad intrasexual es aquel que solo se muestra agresivo con perros de su mismo sexo. Es un tipo de agresividad con una alta influencia hormonal y que suele ser más común entre machos adultos.

Agresividad canina por frustración

La frustración es la respuesta emocional que se genera en un individuo cuando no puede satisfacer un deseo. Los perros pueden responder de distintas formas a la frustración, por ejemplo, con el ladrido, lloriqueo, la monta, los saltos o la agresividad.

Agresividad canina predatoria

La agresividad predatoria o agresividad depredadora es el único tipo de agresividad que no tiene una causa emocional. Es una agresividad no afectiva.

Ocurre cuando un estímulo, normalmente en movimiento, activa la conducta de caza del perro. Las áreas del cerebro que se activan son distintas de las que se activan en los otros tipos de agresividad canina.

¿Cómo tratar la agresividad canina?

Si tienes un perro con problemas de agresividad lo primero que tienes que hacer es solicitar la ayuda de un educador canino. Una cosa es utilizar internet para obtener tips para enseñar habilidades a tu perro y otra muy distinta es “probar” para solucionar un problema de agresividad.

¿La agresividad canina se cura?

Seguramente esta es la pregunta que más te preocupa. Es nuestra obligación informarte de que un perro que ha agredido siempre puede volver a hacerlo y no es realista tener el objetivo conseguir un perro “normal”. Está claro que, según el tipo de agresividad, la intensidad y lo que la haya detonado, el pronóstico puede variar muchísimo.

Lo primero que se debe hacer es identificar la causa de la agresividad, para saber qué tipo de tratamiento se debe dar el canino, es vital que esté acompañado de un médico veterinario para descartar inicialmente que sea de causa médica, como enfermedad relacionada con dolor, o por agresividad intrasexual que está relacionada con  la testosterona, especialmente en machos.

En el caso de que la agresividad tenga un origen comportamental, para la mayoría de los casos se pueden utilizar diversos procesos, como:

– Proporcionar un periodo de reducción de estrés

– Ejercicios de conexión con su guía

– Ejercicios de autocontrol

– Herramientas de gestión emocional (Proporsionale al can otras herramientas de conductas alternativas).

Fuente: izekan.com